PSICOLOGÍA DEL DEPORTE - MENTE DE MUNDIALISTA IRONMAN 70.3

Autora: 
Eliana Raiti -  PSICÓLOGA - MAT 6.662

Triatleta: 
Santiago de Guio - Triatleta



El pasado 30 de agosto en Foz de Iguazú se disputó el Ironman 70.3 fecha que contaba con 35 plazas entre 1000 atletas para el Mundial de Ironman 70.3 que se realizara en Austria en el 2015. Santiago De Guio, atleta de S. Perini Coach, rosarino y de 24 años, fue uno de los ganadores para representar a la Argentina el próximo año y estar entre los 2.500 mejores triatletas de todo el mundo. 

Los aspectos que intervienen en todo Deporte son: el físico, técnico, táctico y también el psicológico. Es por ello que cobra importancia la Psicología aplicada al Deporte como la disciplina científica dedicada a estudiar las regularidades psicológicas de la actividad deportiva. Su aplicación práctica está destinada a garantizar los rendimientos deportivos y la salud mental del atleta, así como contribuir al desarrollo armónico de su personalidad. 

En el terreno de alto rendimiento amateur y profesional, uno los pilares es trabajar acerca de los objetivos deportivos. Es importante que estas metas representen un desafío pero también que sean factibles de alcanzar. 

Santiago: “Mi sueño en media distancia (1.900 m natación, 90 km ciclismo, 21 km pedestrismo) era clasificar al Mundial. Era un proyecto a dos años y se dio ahora”. 

Es importante soñar, pero para alcanzarlos es necesario elaborar un plan de objetivos en plazos de tiempo. Además, es importante que las metas se puedan desarrollar en base a la ejecución o rendimiento, es decir, cómo se quiere lograr tal o cual objetivo.

Santiago: “Corrí mi primer medio (Iroman) en Abril de este año en Concordia para ver cómo me sentía para Foz Iguazú. La verdad es que tenía miedo por la distancia, me preguntaba a qué ritmo voy, la idea era llegar. Por eso con Seba (entrenador) hicimos un plan de carrera: una buena natación, los 90 km de ciclismo a 34/35 de velocidad y correr los 21 km a 4:20/4:15 el km. Venía con miedos pero me sentía fuerte. Finalmente hice una buena carrera: buena natación, un ciclismo fuerte a 36km/h y en el pedestrismo busqué correr a 4:15”

Ahora bien, el atleta plantea sus objetivos generales, específicos, a corto- mediano y largo plazo, de rendimiento y no exclusivamente ligado al resultado o puesto, pero ahora le queda ni más ni menos que correr la carrera. Un medio Iroman, es una competencia larga y compleja, donde se combina la velocidad y la resistencia, el disfrute y el dolor, la soledad y la competencia, es por ello que se requiere de herramientas psicológicas para poder transitarlo. Uno de los recursos que posibilita al buen desempeño deportivo es el autohabla o autodiálogo, que son palabras o frases gatilladoras, que permiten al deportista mantener la concentración, favorece la motivación, nivel de activación, autoconfianza…

Santiago: “Me aliento mucho solo: Dale Santi, venís bien. Me autoconvenzo mucho: Soy el mejor, yo puedo”.


Experiencia de la carrera (Iroman 70.3 Foz Iguazú): 

Santiago: “La semana anterior de correr en Foz Iguazú me intoxiqué y estuve cinco días postrado en la cama con fiebre, pensé que me iba a ir mal, pero cuando volví a entrenar me di cuenta que estaba igual, me sentía fuerte. Cuando llegue allá, la verdad es que me moría de ganas de clasificar para el mundial, pensaba: Ojalá que se dé pero vamos a vamos a ver qué pasa. También pensé: Me puedo sorprender.

En el agua me hablo mucho: Venís bien, dale un poquito más rápido. También tengo gran sentido de orientación en el río, busco a dónde tengo que ir. Salí del agua dentro de los primeros 30 (de 1000 atletas) y ahí las expectativas subieron. La transición la hice rapidísimo, pasé a 8. Empiezo a pedalear, venía fuerte. Hacía mucho calor y tenía miedo de no poder correr. Me tiraba mucha agua. Dejo la bici y salgo a correr. Me sentía cansado, necesitaba agua. Pensaba: no termino más. La pasé mal del km uno al veinte. No daba más. Estaba enojado conmigo, no podía creer lo mal que estaba corriendo.

En el km 15 me iba autoconvenciendo que faltaba menos. Veo para atrás y había 6 personas. Ahí hice click, no quería que me pasen. En el último kilometro di todo.

Después de terminar la carrera (con un tiempo de 4:47 hs), me puse a pensar que no me pasaron tanto corriendo y de la bici me bajé bien, todos habían explotado. Tiempo después se acerca una atleta y me dice: Felicitaciones Santi, ganaste la categoría, clasificaste al Mundial. No lo podía creer.”

Claramente en el transcurso de la carrera se ponen en juego toda clase de emociones y pensamientos positivos y negativos, como ser miedos, confianza, angustia, asombro, enojo, y justamente poder regularlas es otro de los pilares de la Psicodeportología. La carrera es larga, intensa, difícil (no olvidemos que el Iroman 70.3 implica 1.900 m de natación, 90 km de ciclismo y 21 km corriendo) donde se puede entrar en un bucle de pensamientos y emociones negativas, por ello es importante tener la suficiente fortaleza mental para sobreponerse a tal situación. Santiago De Guio identifica que pudo hacer un “Click”, allí empezó a autonvencerse de que faltaba menos para la llegada permitiéndole avanzar con más fuerzas.

Santiago: “Analizando, viendo los resultados, me di cuenta que fue una carrera muy dura. Y ahora estoy feliz. Cumplí ese objetivo.”


Expectativa para el Mundial de Triatlón:

Santiago: “El 30 de agosto de 2015 voy a dar todo. Ya estar ahí es el objetivo. Voy a estar entre los 2.500 mejores triatletas de todo el mundo. Era un objetivo que sabía que era realizable. Sabía que en algún momento se me iba a dar. Por suerte se me dio ahora”

Fortaleza:

Santiago: “Pienso que soy el mejor. Soy un convencido de lo que hago y sé que puedo lograrlo.”

Los juicios que uno tenga y se formule influyen en las propias conductas. En el terreno deportivo no es suficiente que el atleta tenga la capacidad para conseguir un buen rendimiento deportivo sino que además también quiera conseguirlo y crea que tiene la capacidad para ello. En el deporte la autoconfianza es uno de los factores psicológicos más influyentes sobre el rendimiento deportivo. Tener autoconfianza es tener una expectativa realista sobre lo que se puede conseguir. 

Para finalizar, el triatleta con un acumulo de experiencias y éxitos deportivos comparte un mensaje para todos los amantes del deporte: 

Santiago: “Crean en ustedes mismos y sean realistas. Luchen por los sueños que se pueden lograr.”