EMOTIVO VIDEO - NAIRO QUINTANA HACE HISTORIA EN EL TOUR DE FRANCE

En una jornada histórica para el ciclismo sudamericano, el colombiano venció en la penúltima etapa de la competencia y superó al español Alberto Contador.

foto AFP

Quintana llegó en el primer lugar en Annecy-Semnoz, en los Alpes, a un día del final de la competencia más exigente del ciclismo internacional.

En el tercer puesto ha quedado el británico Chris Froome (Sky), que llegó por detrás del español Joaquim Rodríguez y conserva el maillot amarillo de líder de la clasificación general y es el virtual vencedor de la ronda gala.

En la línea de meta, Quintana llegó solo, 16 segundos por delante de 'Purito' Rodríguez, que escala a la tercera posición del podio.


En el Día de la Independencia de Colombia, el boyacense Quintana firmó la 14ª victoria de etapa de un colombiano en el Tour de France, la primera desde 2007, cuando Mauricio Soler se impuso en Briançon.

La segunda plaza de la general de Quintana, que a sus 23 años participa por primera vez en esta carrera, es la mejor jamás ocupada por un colombiano en el Tour de France.

"Soy segundo en la general, espero en los próximos años no estar tan lejos" del título, expresó el ciclista de 23 años y nuevo líder del equipo Movistar. "Es mucha alegría, porque no soñaba todavía con esto, pero se está dando".

Quintana señaló que todavía le falta para luchar por la corona del Tour, aunque visualiza que no está muy lejos.

"Hay que aprender todavía mucho, mejorar en muchas partes como en la contrarreloj", contemplo. "Pienso que en unos dos años".

Quintana aceleró a menos de un kilómetro de la meta para dejar atrás a sus compañeros de fuga, Froome y el español Joaquín Rodríguez.


En la clasificación general, Froome lleva 5 minutos y 3 segundos de ventaja a Quintana, y 5 minutos y 47 segundos a Rodríguez.

La última etapa, el domingo, será una formalidad de 133,5 kilómetros entre Versalles y París, con final en los Campos Elíseos, donde se espera que los esprinters se disputen el triunfo.


HISTORIA

A los 16 años le regalaron una bicicleta porque no tenía dinero para el colectivo. Ahora es vitoreado en todo Colombia por su hazaña en la legendaria competencia. 

Nairo Quintana soñaba con la camiseta al mejor ciclista joven y terminar entre los 10 primeros en el Tour de Francia. Tendrá que conformarse con algo más que eso.

De niñez enfermiza y familia humilde, pero no pobre como los mismos Quintana aclaran, el titán de 1,67 de estatura escribió una página aparte en la larga tradición del ciclismo colombiano al convertirse en el primer pedalista de su país que conquista el subcampeonato del Tour.

Eso no es todo. El nacido hace 23 años en Tunja y criado en Cómbita, ambos pueblos en el departamento de Boyacá (a unos 130 kilómetros al noreste de Bogotá), se proclamó campeón de la montaña y mejor ciclista joven de la carrera más importante del mundo.

Nada mal para un joven que ni siquiera comenzó el Tour como líder de su equipo Movistar, que fue aquejado por diversas dolencias en su infancia y que empezó a dedicarse en serio al ciclismo hace siete años.

"Nairo se interesó por el ciclismo a los 16 años, cuando le regalé una bicicleta para ir al colegio. Era el mejor medio de transporte", recordó su padre, Luis Quintana, en una entrevista reciente con la AP en su hogar en Cómbita, un poblado hasta ahora famoso por albergar una cárcel de máxima seguridad.

Nairo, con la ayuda de la alcaldía de Tunja, viajó a Europa hace tres años, para seguir el paso de otras figuras en ascenso del ciclismo colombiano como Rigoberto Urán, medallista de plata en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de Londres y segundo en el Giro de Italia de este año.

El equipo español Movistar lo fichó en 2012, en primera instancia para desempeñarse como gregario de Valverde, aunque es difícil considerar que no se convierta en líder de la escuadra tras brillar en el Tour. En abril ganó la Vuelta al País Vasco, un aviso de que estaba para cosas grandes que impulsó a Movistar a inscribirlo en el Tour.

Aunque ahora vive en Pamplona, España, donde se entrena con su equipo, es clara la conexión que existe entre Quintana y su tierra natal.


El jueves, los residentes de Cómbita se reunieron en la plaza del poblado, de unos 16.000 habitantes, para ver en una pantalla gigante la 18va etapa del Tour, que culminó en el famoso puerto de montaña Alpe d'Huez.

Quintana culminó cuarto en esa fracción alpina y se metió, por primera vez en la carrera, en el podio general cuando trepó del quinto al tercer lugar. Entonces todavía tenía por delante al español Alberto Contador, al que desplazó el sábado sin muchos problemas para desatar los festejos en toda Colombia y, especialmente, la región de Boyacá.

La familia Quintana se trasladó el sábado de Cómbita a la vecina población de Arcabuco para festejar. La fiesta se improvisó en el salón de una cafetería en el centro de Arcabuco, donde Nairo terminó el bachillerato.

Todos los días recorría entre Cómbita y Arcabuco unos 36 kilómetros en bicicleta.

"Afortunadamente el corazón me funciona de maravilla, como a Nairo... Las emociones de estos días han sido inmensas y con un corazón enfermo", declaró a la AP Luis Quintana, padre de Nairo que, junto con su esposa Eloisa, son dueños de una tienda de abarrote.

Humildes como muchas familias de la región, Luis, Eloisa y sus otros hijos Dayer, Willington Alfredo, Nelly Esperanza y Leidy Jazmín rehúsan ser catalogados como "pobres".

"Somos dueños de la casa en que vivimos, la familia ha cultivado la tierra, somos humildes, pero vivimos dignamente", afirmó Luis. Nairo, en pleno Tour, se encargó salir al paso sobre las supuestas dificultades económicas de su familia.

"Nuestro sentido de pobre era que no teníamos para darnos lujos. Que haya ido en bicicleta al colegio no era porque no tuviese para el autobús, porque lo teníamos, o si no tampoco podría haber ido nunca al colegio", sostuvo.