TRAJES DE NEOPRENE O WETSUITS - SOLUCION DE PROBLEMAS USUALES

Muchos triatletas se sienten muy incómodos con el traje de neoprene. Sienten falta de aire, una fuerte sobrecarga de los hombros; desbalanceos; etc.  y como consecuencia de esto nadan al mismo o a peor ritmo que el que logran sin el.


Por supuesto que no resulta nada agradable sentir que hemos pagado por algo que no solo no nos brinda beneficios sino que nos agrega molestias y nos perjudica. Pero no todo está perdido, en este post intentaremos analizar las posibles causas de los problemas para que puedan solucionarlos.

1º.Sensación de asfixia
Sin dudas la falta de aire es lo peor que podemos experimentar al usar un traje de neoprene. Pero, tal como lo dice el título, al sentir algún síntoma no debemos desesperar ya que es solamente una sensación (real por cierto pero originada fundamentalmente por la ansiedad) que va a hacerse menos molesta si no la sobredimensionamos.

Hay que tener en claro que si el traje está correctamente elegido para nuestra contextura (altura y peso) de ninguna manera podemos asfixiarnos por más que lo sintamos apretado.

La  opresión o constricción en el tórax (pecho), falta de aire, suspiros, disnea (sensación de falta de aire o de dificultad respiratoria) son todas sensaciones que provienen de un estado de tensión o ansiedad que posee el triatleta. 

En casos extremos, los nervios antes de la largada sumados en algunos casos al temor a la etapa de nado hacen que aumente la profundidad y la frecuencia de nuestra respiración, lo que se conoce como hiperventilación. Dicho claramente, la persona siente como si se asfixiara y entonces respira muy rápidamente. 

(Photo: http://www.baillement.com)

En la respiración normal el oxígeno (O2) que respiramos pasa de los pulmones a la hemoglobina de los glóbulos rojos en sangre. Mientras, el C02 pasa de los tejidos a los glóbulos rojos y de ahí a los pulmones para expulsarse. Todo está en equilibrio.

Sin embargo en una hiperventilación que tiene como causa una sensación subjetiva de falta de aire, cuando en realidad no le falta oxígeno por ningún lado, este equilibrio se rompe y la captación de O2 y la expulsión de CO2 en hiperventilación no es simétrica. 

El CO2 en hiperventilación se expulsa muchísimo más rápido; y al final lo que pasará es que tendremos un ligerísimo aumento de la concentración de O2 y una disminución considerable de la concentración de CO2 en la sangre.

Al disminuir el CO2 en sangre aumenta el PH de la misma y se puede producir lo que se denomina Alcalosis Respiratoria. La alcalosis lleva a mareos, temblores, sudoración y hormigueos, pudiendo llegar a calambres. Esto a su vez genera más ansiedad, la persona se pone más nerviosa, respira más rápido, lo que lleva a más alcalosis y así indefinidamente.

Si las sensaciones son leves (en la mayoría de los casos) con solo recordar que esa sensación aparente de falta de aire es producto de la ansiedad y que nada malo va a pasarnos, lograremos recomponer nuestro ritmo respiratorio y nos sentiremos más aliviados antes de la salida.
En el caso extremo que vimos antes donde se sienten mareos, temblores, etc.; se recomienda a la persona que respire dentro de una bolsa para recomponer los niveles de CO2 en sangre y pueda volver a sentirse bien.

Obs: estas sensaciones son incrementadas por el frío. Por lo que se recomienda SIEMPRE realizar una inmersión previa a la largada para que nuestro cuerpo se adapte a la tempeatura del lugar.

2º-Sobrecarga de hombros
Esta sensación la experimentan muchas veces los buenos nadadores que sienten perjudicada su técnica por el uso del traje y perciben un mayor esfuerzo de los hombros al realizar los movimientos del ciclo de brazada.

Como primera medida (siempre considerando que el traje fue bien elegido) debemos prestar mucha atención en la forma de colocarnos el traje.

Tanto en las piernas como en los brazos el traje debe ser colocado muy lentamente desde su extremo (manos o pies) hasta su punto más alto.

En el caso de las mangas, si uno no va “estirando” el neoprene milímetro a milímetro desde la muñeca hasta el hombro el traje va a quedar excesivamente tenso (o poco estirado) reduciendo así la movilidad de la articulación del hombro y aumentando el esfuerzo en cada ciclo.

Se recomienda que al llegar al hombro el traje presente al menos un par de pliegues que darán mayor flexibilidad al movimiento y que el puño del traje se ubique al menos 2cm hacia arriba de la muñeca para aprovechar mejor el largo de las mangas.

Cuando habiendo elegido bien el traje y, cumpliendo con los pasos de colocación del mismo comentados anteriormente, la persona continúe sintiendo malas sensaciones se recomienda en esos casos el uso de trajes de neoprene sin mangas.



3º-Desequilibrio por excesiva flotación de piernas
Muchas triatletas se sienten incómodos al percibir un desequilibrio en su técnica por la posición de sus piernas.

Estas personas (generalmente mujeres) poseen  una muy buena técnica de nado y llevan sus piernas al ras del agua gracias a una fuerte patada cuando nadan sin traje. Al colocarse el mismo, la mayor flotabilidad hace que las piernas pasen de estar en la posición correcta a flotar sobre el agua.

La flotabilidad adicional del traje comienza a levantarles las piernas fuera del agua y  pierden así el poder y la estabilidad que les ofrece de su patada.

Una forma de corregir esto es llevar la cabeza en una posición más alta y mirar más al frente (1-2metros por delante en vez de mirar al fondo) cuando se nada en con traje. Elevar la parte delantera del cuerpo hace que las piernas desciendan un poco y permite restablecer el equilibrio perdido en estos casos.

Consideraciones finales
Como hemos visto  podemos corregir muchos aspectos que harán más placentero y efectivo el uso del traje de neoprene. Por supuesto que no será fácil en todos los casos; pero con práctica se puede lograr adaptar nuestra técnica al traje sin perder velocidad ni malgastar nuestra energía.

Tritim-Rosario - www.triatlonrosario.com