CLAVES PARA NADAR EN AGUAS ABIERTAS - MANTENER EL RUMBO

Nadar en aguas abiertas implica mayores dificultades que nadar en piscina por muchos motivos como las corrientes, el oleaje, el viento, la falta de referencias, etc.

Gran parte de esas dificultades escapan al control del nadador/triatleta y nada puede hacer más que tratar de sortearlas con la mayor experiencia posible.


Pero hay algo que sí puede controlar y es un aspecto que puede tener una gran incidencia en el resultado de la competencia. Estamos hablando del nado en zigzag.

Nadar en zigzag en pruebas de larga distancia como por ejemplo un Half Ironman (1900m) o un Ironman (3800m) puede sumar una gran cantidad de metros y por supuesto de minutos en el resultado de la etapa.

En este video puede verse como muchos triatletas pierden continuamente el rumbo haciendo zigzag continuamente y demorando en forma excesiva su salida (en algunos casos es increible el tiempo que pierden). Y eso que son solo los últimos metros con la referencia de la salida, que hay buena visibilidad y que no hay olas.


Como evitar que esto suceda:
-En el entrenamiento diario en la piscina alternar siempre respiraciones a ambos lados. Por dos motivos, para que al nadar en aguas abiertas podamos respirar indistintamente y siempre tener referencias y para que nuestro nado se lo más balanceado posible. Nadar respirando hacia ambos lados hace que la trayectoria se más recta ya que el rolido está mas compensado.

-En la competencia buscar continuamente referencias como ser: boyas, banderas, construcciones, barcos de apoyo, etc.

 


-Cada 3-6 brazadas mirar hacia delante en busca de la referencia elegida y corregir continuamente el ritmo para evitar zigzaguear.

-No hace falta que levantemos la cabeza para observar nuestro recorrido; podemos aprovechar el gesto de la respiración y girar levemente la cabeza hacia al frente antes de que entre de nuevo al agua. Esto se adquiere con práctica.